lunes, 25 de junio de 2012

DORMITORIOS SIN ELECTROCONTAMINACIÓN


La Baubiologie (biología de la construcción) es una disciplina que nace en Alemania. En su praxis se siguen unas normas básicas que velan por la salud de las personas, dando las pautas para el diseño de casas sanas, lugares donde vivir y trabajar sin factores que puedan afectar la salud de sus usuarios.
Uno de estos factores es la electrocontaminación o electro-smog, -conceptos que con cada vez más frecuencia aparecen en los medios de comunicación.
La electrocontaminación es producida por todo aquello que genere un campo eléctrico, magnético o electromagnético, aunque sea abaja intensidad.
Dentro del espectro electromagnético encontramos las radiaciones ionizantes i las no ionizantes, entres las cuales se incluyen las frecuencias que utilizan o generan las fuentes de electrocontamincación. Las diferentes frecuencias del espectro son utilizadas por el hombre en diversas tecnologías, desde la electricidad, las telecomunicaciones, hasta las aplicaciones médicas (radiografías, resonancias magnéticas).
Una de las características de las ondas es que a cuanta más alta frecuencia, menos longitud de onda, (más hacia la derecha de la gráfica), más energía tiene dicha onda electromagnética.

FUENTES DE CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA

Dentro de las fuentes de contaminación podemos organizar dos grandes grupos: las exteriores a la vivienda, lugar de trabajo o escuela, y las interiores.

Las exteriores:
Líneas eléctricas de alta, media tensión, ferrocarriles, estaciones transformadoras de compañías eléctricas, antenas emisoras de telecomunicaciones, antenas de telefonía móvil, wimax, radares (militares, civiles, aeropuertos).

Las interiores:
Red eléctrica doméstica mal diseñada, electrodomesticos con pequeños transformadores, teléfonos inalámbricos (DECT), teléfono móvil, WIFI, consolas tipo Wii, baby-phone, torre del ordenador (CPU), cableado eléctrico,...
Por lo tanto, gran parte de la contaminación electromagnética se origina en el interior de la vivienda. Así pues, la proximidad a la fuente i la larga exposición son factores importantes que influyen en los efectos de la electrocontaminación, juntamente en sinergia a otros factores ambientales domésticos como la exposición a químicos, metales pesados, mala calidad del aire interior (CAI),...
Estos factores interiores son, la mayoría de veces, fáciles de controlar una vez se ha identificado la fuente, ya sea mediante una inspección visual o midiendo la intensidad de los campos electromagnéticos con ayuda de un técnico.
Para poder minimizar la exposición se dispone de aparatos de baja radiación (por ejemplo, en teléfonos inalámbricos), también los podemos sustituir por aparatos con cables, i también existen materiales aislantes y cables blindados.

EFECTOS SOBRE LA SALUD

Después de un tiempo de exposición a radiaciones, los sistemas que regulan nuestro cuerpo (sistema nervioso, endocrino, neurovegetativo o immunológico) empiezan a desequilibrarse debido a un sobre esfuerzo por intentar compensar estas agresiones externas.

Se empieza sufriendo insomnio, pesadillas, dolor de cabeza, nerviosismo, bajada de defensas,...

Estos síntomas pueden hacerse crónicos y/o agravandose.  Después de una larga exposición se observa una mayor incidencia de enfermedades crónicas, degenerativas y autoinmunes.

Investigaciones han demostrado que los campos de muy baja frecuencia (ELF), reducen de forma drástica los niveles de melatonina. Esta hormona estimula el sistema inmunológico y regula la función de ciertos órganos endocrinos: la pituitaria, el hipotálamo, además de tener otra función importante, la de ser antioxidante, neutralizadora de radicales libres.

También hay que tener en cuenta que los efectos de la radiación electromagnética, igual que la radioactividad, son bio-acumulativos a lo largo del tiempo. Y que el efecto puede persistir o aparecer al cabo del tiempo de exposición.

Cuando una persona está afectada por electro-contaminación, se puede dar que no responda adecuadamente al tratamiento hasta que no se elimine la fuente de radiación.

La exposición a tóxicos químicos ambientales puede llevar al organismo al punto de saturación donde el cuerpo reacciona de forma exponencial a la más mínima dosis. Se asocia a procesos como la Sensibilidad Química Múltiple, Fatiga Crónica, Electrosensibilidad o Fibromialgia. Son las llamadas nuevas enfermedades emergentes o enfermedades ambientales.

El Oncólogo Dominique Belpomme, profesor de la Universidad Paris Descartes y presidente de ARTAC (Asociación para investigación terapéutica anti-cáncer), explica como bajo la exposición a químicos y/o electrocontaminación se abre la barrera hemato-encefálica, que protege el cerebro.

El Dr. J. Fernàndez-Solà, del Hospital Clínic de Barcelona, dirige una unidad especializada.

Los especialistas encuentran que hay una interrelación directa entre las siguientes enfermedades: Sensibilidad Química Múltiple, Sensibilidad electromagnética, Fibromialgia i Fatiga Crónica. Que los afectados por una de ellas pueden derivar hacia las otras.
En las jornades sobre Fatiga Crònica celebrada a l'Hospital de la Vall d'Hebron a Barcelona el 9 de mayo del 2012, la Dra. Magda Havas, Universitat de Trent, Canadà, expuso la relación de la electrocontaminación con la Fatiga Crónica y otras enfermedades.

EXPERTOS EN SALUD AMBIENTAL

Relación de algunos de los expertos en Salud Ambiental (electrocontamincación, exposición a tóxicos),
Dr. Olle Johansson, Departamento de neurociencia, Instituto Karolinska, Estocolmo, Suecia
Dra. Magda Havas, Universidad de Trent, Canadá
Dr. David O. Carpenter, Director del Instituto de Salud i Medio Ambiente, Escuela de salud Pública de Albany, Nova York
ESTUDIOS
Proyecto Reflex
Estudio Bioiniciative
RECOMENDACIONES EUROPEAS
Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, Resolución 1815(2011), mayo del 2011

CONSEJOS DE SALUT AMBIENTAL en el ÀMBITO DEL DORMITORIO:

El dormitorio es uno de los lugares importantes  y donde debemos minimizar al máximo los factores ambientales contaminantes.

-          Apagar el sistema WIFI, mejor utilizar la conexión por cable.
-          No tener teléfonos inalámbricos (DECT)
-          No tener el móvil al lado.
-          Eliminar la tensión eléctrica de la red doméstica mediante un desconectador de fase o bio-swicht. A falta de esta solución técnica se pueden desenchufar los aparatos eléctricos de la habitación, incluyendo luces de mesilla, despertadores,... y separarse del cableado del muro.
-          Ventilar la habitación cinco minutos antes de ir a dormir, y si es posible, mantener una ventilación mínima durante toda la noche.
-          Utilizar materias naturales como el algodón, lino, seda, lana,... y evitar los materiales sintéticos que se cargan electrostáticamente.
-          Si la cama es eléctrica (articulada), mantenerla desenchufada mientras no se active el mecanismo.
-          Evitar mantas eléctricas.
-          Evitar que al otro lado del muro de la cabecera de la cama tengamos electrodomésticos (neveras, hornos,...) y estaciones transformadoras.
-          Utilizar un colchón de látex natural o fibras naturales. (Sin muelles metálicos)
-          Evitar o minimizar el uso de sustancias con químicos tóxicos (ambientadores, suavizantes). Se aconseja el uso de productos naturales o con certificado ecológico.
Se recomienda contactar con un profesional para hacer una inspección y una medición del ambiente para valorar todos los factores, tanto si vienen de dentro de la vivienda o de viviendas contiguas, factores externos, etc. Valorar, sobretodo, si se dan en un grado significativo o tolerable.




1 comentario: