miércoles, 20 de julio de 2011

SENTENCIA JUDICIAL PIONERA: SE RECONOCE LA HIPERSENSIBILIDAD ELECTROMAGNÉTICA CAUSA DE INCAPACIDAD LABORAL

Una auxiliar de la Complutense recibirá la totalidad de su retribución como pensión tras una sentencia pionera 


El síndrome de hipersensibilidad electromagnética y ambiental, que se produce por exposición a ondas como las que utilizan los teléfonos móviles, es una patología aún no reconocida plenamente pero ya es causa de incapacidad permanente al provocar reducciones anatómicas o funcionales a quien lo padece, ya que puedan disminuir o anular su capacidad en el trabajo. Así lo reconoce una sentencia pionera dictada por el Juzgado de lo Social número 24 de Madrid, que ha dado la razón a una trabajadora de la Facultad de Económicas de la Universidad Complutense, que demandaba que la Seguridad Social le otorgase la invalidez permanente y absoluta para todo tipo de trabajo derivado de enfermedad común. La trabajadora recibirá el 100% de la base reguladora de 1.640,80 euros.


Esta sentencia reconoce que las dolencias sufridas por esta mujer, que le fueron diagnosticadas el pasado año, la incapacitan para realizar su labor profesional en la universidad. El fallo, dictado el pasado 24 de mayo por el juez sustituto Juan Manuel Carrillo Sanz, explica que en junio de 2010 el Equipo de Valoración de Incapacidades emitió un informe en el que determinaba que la mujer, de 42 años y que trabajaba como auxiliar de servicios en la universidad desde 1989, sufría síndrome de fatiga crónica, enfermedad celíaca, fibromialgia y síndrome de hipersensibilidad electromagnética y ambiental.



Cabe recurso ante el TSJM
Pese a ello, los médicos no propusieron a la Dirección Provincial del Instituto Nacional de la Seguridad Social en Madrid su incapacidad permanente, al considerar que la paciente no presentaba reducciones anatómicas o funcionales que disminuyeran o anularan su capacidad laboral. El Instituto Nacional de la Seguridad Social concluyó que no se le debía dar la calificación de incapacitada permanente y se le denegó la prestación. La trabajadora recurrió a la Justicia, y tras un juicio celebrado el pasado 23 de mayo el juez le ha dado la razón.
El fallo subraya que ha quedado acreditada la incapacidad de la mujer a poder seguir trabajando tanto por la extensa prueba documental aportada como por la declaración de una perito, que explicó que la enfermedad relatada incapacita para desempeñar actividad laboral y para llevar una vida normal, dada la constante exposición química y electromagnética. La prueba clínica probada es de "identidad suficiente" para impedir a la paciente de forma permanente el desempeño de las fundamentales tareas de su profesión "con adecuado nivel de profesionalidad y rendimiento", dice el fallo. Contra esta resolución cabe recurso de suplicación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. La Fundación para la Salud Geoambiental considera "muy sensata" la sentencia. El vicepresidente de la fundación ha subrayado que "muchos países europeos reconocen" esta enfermedad. "Esta es la primera vez que se reconoce en España una medida de este estilo, a pesar de que muchos hospitales y expertos reconocen la imposibilidad de trabajar", ha agregado.


Medio millón de afectados en España
En España, cerca de medio millón de personas pueden padecer algún grado de Sensibilidad Química y Ambiental Múltiple (SQM), una patología aún no reconocida plenamente y cuyos enfermos suelen sufrir, además, la incomprensión o escepticismo de muchos médicos que desconocen su existencia. Así lo destacaron los doctores Joaquim Fernández-Solà y Santiago Nogué, del Hospital Clínico de Barcelona, durante la presentación hace unos meses del libro Sensibilidad Química y Ambiental Múltiple, donde se recogen los aspectos generales de la enfermedad, las manifestaciones clínicas, posibles tratamientos o recomendaciones prácticas para los pacientes.
Organismos internacionales como el Consejo de Europa o la Organización Mundial de la Salud, a través de sus recomendaciones, establecen la existencia de la hipersensibilidad electromagnética como un enfermedad que imposibilita la realización de una actividad profesional. Este mal se manifiesta por un contacto prolongado con radiaciones o por encontrarse expuesto a tóxicos ambientales. Sus síntomas aparecen cuando el organismo acumula niveles de radiación excesivo, así el cuerpo reacciona con una hipersensibilidad a esta agresión externa.

CONSEJOS PARA LA PREVENCIÓN DE LA RADIACIÓN DEL MÓVIL

12 CONSEJOS ELEMENTALES DE PREVENCIÓN CON EL FIN DE LIMITAR LA EXPOSICIÓN DEL USUARIO A LAS RADIACIONES DEL TELÉFONO MÓVIL.

1 - Utilizar un kit manos libres alejando a más de 20/30 cm el teléfono móvil de su cuerpo con el fin de limitar los efectos de las radiaciones sobre su propia persona, limitar el número y la duración de las comunicaciones a 6 minutos como máximo que es el tiempo necesario para la autorregulación del cuerpo, pasada esta duración la autorregulación no es posible (bases reglamentarias normativas).

2 - No lleve su teléfono móvil cerca de su cuerpo, incluso en modo espera y en todos los casos no llame por teléfono si no se encuentra a menos de un metro de las otras personas, con el fin de disminuir el impacto dela " Telefonía Pasiva".

3 - Desaconsejar encarecidamente, incluso que no se no utilice un teléfono móvil antes de los 15 años (fase de crecimiento, con menor masa de tejidos, las radiaciones tienen una nocividad incrementada, particularmente en relación al cerebro, en relación a la apertura de la Barrera Hematoencefálica, en relación a la cadena de los ovarios, etc).


4 - Desaconsejar la utilización de un teléfono móvil a una persona mayor y a toda persona en estado de debilidad (las radiaciones debilitan aún más el organismo), así como a las mujeres en cinta (el líquido amniótico en el cual se desarrolla el embrión, luego el feto es un medio que facilita la absorción de las radiaciones artificiales de las microondas de las Altas Frecuencias para las comunicaciones de lo móviles).

5 - Telefonear sólo en condiciones de recepciones óptimas, por regla general no utilizar el celular en lugares cerrados como vehículos, autobús, metro, aviones, trenes, ascensores, sótanos (subsuelos), túneles, etc. La potencia (fuerza) de emisión y de recepción, es decir, las radiaciones se duplican.
Además, bajo ciertas condiciones, los umbrales de inmunidad de la Compatibilidad Electromagnética (CE) pueden ser sobrepasados y provocar interferencias sobre la electrónica de embarque.

6 - No telefonear desplazándose, trenes incluidos, la potencia (fuerza) de emisión y de recepción de la irradiación de la antena enlace de su móvil se duplica porque ésta está en búsqueda constante de las estaciones base.
Si el tren está equipado de un sistema enlace de conexión vía satélite, no sólo el usuario sino que todos los pasajeros son irradiados debido a los campos próximos de todas las antenas enlaces del interior. 

7 - No llame por teléfono dentro de un vehículo, incluso si está parado. En un espacio metálico cerrado se produce el fenómeno llamado "caja de Faraday" que además optimiza al máximo los efectos nocivos de las radiaciones por reflexiones, no sólo sobre el usuario, sino también sobre todos los pasajeros, en particular, los niños. En consecuencia, es imprescindible salir del vehículo para llamar por teléfono.

8 - No guarde su teléfono móvil encendido por la noche cerca de su cama ya que incluso en modo espera la antena enlace del móvil se conecta a la antena enlace de la estación base y la radiación por fases.

9 - Adquirir preferentemente:
-          Un teléfono móvil con un índice de Absorción Específica de los tejidos humanos llamado SAR cuyo valor sea el más bajo posible, particularmente al reglamentario de 1,1 W / por KG de las órbitas y las mejillas.
-          Un teléfono móvil con una antena enlace aparente, porque aunque el teléfono móvil es menos lúdico,la antena enlace omnidireccional difunde de modo óptimo, y a menor potencia(fuerza) con relación a una antena enlace integrada, es preferible el criterio salud al "aspecto" del teléfono móvil.

10 - Desaconsejar la utilización de un móvil a toda persona que posee elementos a base de metal magnético o amagnético en la cabeza del tipo amalgamas, prótesis, aparatos dentales, placas, tornillo, clips, piercings, pendientes, catalejos, este consejo debe extenderse a los usuarios con muletas, deambulante o con sillas de ruedas metálicas, con el fin de evitar todas las reflexiones, amplificaciones, puntos calientes, el fenómeno llamado de resonancia, reemisores pasivos, etc…. Así mismo a las personas que reciban una inyección que contenga uno o más coadyuvantes de derivados vaccíneos (vacunas) metálicos. 


11 - Utilizar protecciones anti-ondas personales llamadas mecánicas (velos, entramado de film metálico, cofrecitos, etc.) que tienen un efecto reconocido positivo, igualmente en los espacios de la vida diaria.

12 - Pasar las máximas comunicaciones de los móviles a las comunicaciones fijas sin irradiación, que además la mayoría de las veces son gratuitas e ilimitadas a través de internet, incluso las internacionales

miércoles, 13 de julio de 2011

MANIFIESTO CONTRA LA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA


24 de junio, Día Internacional contra la Contaminación Electromagnética

Más de 500 colectivos sociales exigen a los políticos medidas urgentes y concretas para proteger la salud de los ciudadanos frente a las radiaciones electromagnéticas.

Madrid, 22 de junio de 2011.- Con motivo del Día Internacional contra la Contaminación Electromagnética, que se celebra este viernes 24 de junio, los colectivos sociales firmantes de este manifiesto exigimos a los gobiernos central, autonómicos y locales, y a la clase política en general, medidas urgentes y concretas para proteger la salud de los ciudadanos frente a la creciente contaminación electromagnética que nos rodea.


De ahí que exijamos la aplicación del principio de precaución y el inmediato establecimiento como límites máximos legales de 100 nT (nanoteslas) para las radiaciones de baja frecuencia y de 100 μW/m2 (microvatios por metro cuadrado) para las de alta frecuencia, basándonos en la Comunicación de la Comisión Europea de 2 de febrero de 2000, en la que se manifiesta que “el principio de precaución puede invocarse cuando es urgente intervenir ante un posible peligro para la salud humana (…). Se aplica sobre todo en los casos de peligro para la salud pública. Gracias a él es posible, por ejemplo, impedir la distribución de productos que puedan entrañar un peligro para la salud o incluso proceder a su retirada del mercado”.


Y aclaramos que si bien las actuales investigaciones independientes sitúan los márgenes de seguridad en los límites citados, es posible que futuras investigaciones demuestren que es necesario restringir aún más dichos límites. Esta reivindicación se formula, pues, hasta que se establezca con certeza qué nivel de radiación electromagnética es inocuo y/o admisible.


Este manifiesto se basa en los siguientes hechos:
1. Los políticos son, en nuestro sistema democrático, la representación de los ciudadanos y, por tanto, tienen la responsabilidad y la obligación de promover activamente políticas y leyes que antepongan la salud pública por encima de cualquier interés económico.


2. La Organización Mundial de la Salud (OMS), a través de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), ha clasificado (31 de mayo de 2011) los campos electromagnéticos de radiofrecuencia como “posible cancerígeno en humanos (grupo 2B)”, basándose en un mayor riesgo de glioma –un cáncer del cerebro– asociado con el uso de teléfonos móviles. En esta misma clasificación de riesgo 2B ya fueron incluidos en 2002 los campos magnéticos de baja frecuencia, es decir, los producidos por torres de alta tensión, transformadores urbanos, instalaciones eléctricas, etc. Además, la Asamblea del Consejo de Europa ha aprobado (27 de mayo de 2011) una resolución instando a los gobiernos europeos a adoptar de inmediato las medidas necesarias y oportunas para reducir la exposición de los ciudadanos a todo tipo de radiaciones electromagnéticas.


3. Existe abundante literatura científica independiente que señala inequívocamente que los niveles de contaminación electromagnética a los que está expuesta hoy la población son inaceptables y suponen un riesgo grave para la salud o la seguridad de las generaciones actuales y futuras, así como para el medio ambiente. Véanse en este sentido la Resolución de Viena (1998), la Declaración de Salzburgo (2000), la Declaración de Alcalá (2002), el Llamamiento Médico de Friburgo (2002), la Resolución de Catania (2002), el Llamamiento de Helsinki (2005), la Resolución de Benevento (2006), la Resolución de Londres (2007), el Informe Bioinitiative (2007), el Consejo del Panel Internacional en Campos Electromagnéticos (2008), el Llamamiento Holandés (2009), la Resolución de Venecia (2008), la Resolución de Benevento (2008), la Resolución de Porto Alegre (2009), la Declaración de París (2009), la Convención Internacional de Würzburg (2010), la Resolución de Copenhague (2010) y la Declaración de Seletun (2011), entre otros.


La visión actual del problema de las radiaciones electromagnéticas está empañada por afirmaciones que no se corresponden con la realidad. Conviene por ello aclarar que:


1. Es falso que exista un debate científico real sobre la potencial peligrosidad de las radiaciones electromagnéticas. Estudios científicos independientes efectuados en todo el mundo coinciden en esta peligrosidad, aunque haya otros financiados directa o indirectamente por las empresas eléctricas y de telecomunicaciones que concluyan que aún no hay nada claro.


2. La legislación actual solo reconoce los efectos térmicos de las radiaciones electromagnéticas y obvia los efectos atérmicos, cuando muchos estudios han asociado ya éstos a daños en el ADN de las células y a la aparición de diversas patologías, entre ellas leucemia y tumores cancerígenos.


3. Es inadmisible que cuando los ciudadanos deciden defender sus derechos, el sistema les exija que sean ellos quienes demuestren los efectos nocivos de las tecnologías que les rodean. Según las leyes y el principio de precaución, es la industria la que debe demostrar que los productos y tecnologías que introduce en el mercado son seguros para la población. Es necesario evitar que vuelva a suceder lo que pasó con el amianto, el tabaco, el plomo, el benceno, el DDT y tantos otros productos tóxicos que se comercializaron irresponsablemente, causando daños irreparables para millones de personas.


4. La industria argumenta que las tecnologías que usa son seguras por estar dentro de los “límites legales” aprobados para las radiaciones electromagnéticas, pero no se puede asumir que esos límites de exposición son indiscutibles y seguros. Tales límites fueron fijados hace muchos años con un entorno electromagnético mucho menos agresivo, basándose en tecnologías mucho menos desarrolladas y con un grado de uso y de penetración social muy inferior al actual. Las nuevas tecnologías han avanzado vertiginosamente en los últimos 10 años y el nivel de riesgo al que estamos expuestos en la actualidad no es comparable al que había cuando se dictó la actual legislación.


5. Gran parte de la población no es consciente de los riesgos que conllevan las radiaciones de las torres de alta tensión, los trasformadores, las antenas de telefonía, los móviles e inalámbricos, los sistemas Wi-Fi y WLAN o los radares. Sin embargo el riesgo por sobreexposición a sus radiaciones es alto y está ampliamente documentado por la literatura científica independiente, que relaciona daños en los sistemas inmunológico, neurológico y neurovegetativo. En los casos más graves, como indican numerosos estudios que la OMS no ha podido obviar, las personas desarrollan tumores o leucemia. Los efectos de dichas tecnologías sobre nuestro organismo son acumulativos, y además el riesgo es mayor para grupos de población vulnerables (niños, mujeres embarazadas, ancianos y enfermos). Las radiaciones electromagnéticas también han desencadenado la aparición de enfermedades que hasta ahora no existían, como la electrosensibilidad o hipersensibilidad electromagnética, reconocida como enfermedad en otros países pero no aún en el nuestro.


En suma, las organizaciones abajo firmantes exigimos a los legisladores y a las autoridades de todas las administraciones que apliquen correctamente el Principio de Precaución y modifiquen de inmediato los limites de exposición actualmente contemplados por la ley. Y, asimismo, que reclamen a las compañías implicadas la adopción de medidas en el menor plazo de tiempo posible para resolver toda situación que pueda provocar daño a la salud de las personas. Entre otras cosas, impidiendo que haya torres de alta tensión o transformadores cerca de las viviendas habitadas, alejando las antenas de telefonía del interior de las poblaciones y eliminando los sistemas Wi-Fi de las escuelas, centros comerciales, hoteles, parques y otros lugares de esparcimiento público.


Este manifiesto ha sido remitido en el día de hoy a los secretarios generales de los partidos políticos, ya que estos son los que deben asumir su responsabilidad frente a la sociedad en el ámbito en que gobiernan, sea este estatal, autonómico o local. De ellos los ciudadanos esperamos que modifiquen las leyes actuales, así como que introduzcan en sus programas electorales planes concretos de actuación que resuelvan el problema.


LISTA DE ORGANIZACIONES FIRMANTES

  •  Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética (integrada por más de 200 asociaciones, confederaciones y federaciones)
  •  ABAF. Asociación Balear de Apoyo en la Fibromialgia
  •  ACEF. Asociación Cántabra de Enfermos de Fibromialgia
  •  AENFIPA. Asociación de Enfermos de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica del Principado de Asturias
  •  AFFOU. Asociación de Fibromialxia e Síndrome de Fatiga Crónica de Ourense
  •  AFIBRODON. Asociación de Enfermos de Fibromialgia de Don Benito
  •  AFIBROM. Asociación de Fibromialgia de la Comunidad de Madrid
  •  AFIGRANCA. Asociación de Fibromialgia de Gran Canaria
  •  AFIGUADA. Asociación de Enfermos de Fibromialgia de Guadalajara
  •  AFINA. Asociación de Fibromialgia de Navarra
  •  ALUFI. Asociación de Fibromialgia de Lugo
  •  APQUIRA. Asociación De Personas Afectadas Por Productos Químicos y Radiaciones Ambientales
  •  ASAFA. Asociación Aragonesa de Fibromialgia y Sindrome de Fatiga Crónica
  •  ASAFIMA. Asociación Alavesa de Fibromialgia
  •  Asociación AFIBROSAL
  •  Asociación Española de Bioconstrucción (AEB)
  •  Asociación italiana Ambiente e Lavoro
  •  Asociación Nacional de afectados por Dimetilfumarato
  •  Asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo (Plural-21)
  •  ASQUIFYDE. Asociación de Afectados por los Síndromes de Sensibilidad Química Múltiple, Fatiga Crónica, Fibromialgia y para la Defensa de la Salud Ambiental
  •  CAF. Colectivo de Afectados de Fibromialgia
  •  CAVIAS. Calidad de Vida. Asociación de Linares de Fibromialgia y Fatiga Crónica
  •  CEAPA. Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos
  •  Centre d'ecologia i Projectes Alternatius (CEPA-EdC)
  •  Citizens for safety technology (Canadá)
  •  Confederación Nacional de Fibromialgia y Fatiga Crónica
  •  Ecologistas en Acción
  •  Electromagnetic Radiation Research Foundation of South Africa (Sudáfrica)
  •  EMF Safety Network (Canadá)
  •  Federació d'ecologistes de Catalunya
  •  Federación Andaluza de FM, SFC y SQM ´ALBA ANDALUCIA´
  •  Federación de Fibromialgia y Fatiga Crónica de Castilla y León
  •  Fondo para la Defensa de la Salud ambiental (FODESAM)
  •  FRAVM. Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (integrada por más de 250 asociaciones de vecinos de toda España)
  •  Fundació per a la Prevenció de Residus i el Consum Responsable
  •  Fundación Alborada
  •  Fundación para la Salud Geoambiental
  •  Fundación VIVO SANO
  •  GEA. Asociación de Estudios Geobiológicos
  •  Instituto EcoHabitar
  •  Instituto Español de Baubiologie
  •  Instituto Tecnológico de Lleida (ITL)
  •  ISTAS. Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud
  •  MERCURIADOS. Asociación Española de Afectados por Mercurio de Amalgamas Dentales y Otras Situaciones
  •  Organización para la Defensa de la Salud (HDO)
  •  PLATAFORMA UNITARIA CONTRA LA AUTOPISTA ELÉCTRICA PEÑALBA-EL ARNERO (MONZÓN)-ISONA
  •  Radiation Research Trust (Reino Unido)
  •  Revista EcoHabitar
  •  TRÉBOL- Asociación Provincial de Afectados de Fibromialgia y Fatiga Crónica
  •  VDB (Alemania)
  •  WEEP (Canadá)
  •  Wireless Radiation safety Council (Canadá)
  •  World Association for Cancer Research (WACR)
fuente: www.vivosano.org
MANIFIESTO CONTRA CONTAMINACIÓN ELECTROMAGNÉTICA
MANIFIESTO ENGLISH
RECOGIDA DE FIRMAS

lunes, 4 de julio de 2011

EDIFICIOS TÓXICOS. REPORTAJE TELEVISIVO

En este reportaje  del programa REC de la cadena de televisión Cuatro, se nos muestran la punta del iceberg de la problemática que los edificios altamente tecnificados causan a los usuarios de los mismos. La contaminación ambiental es origen y factor colaborante de numerosos problemas de salud, desde hipersensibilidad eléctrica, fatiga, insomnio, trastornos en el sistema endocrino y en el sistema inmunológico, abortos, ...




EDIFICIOS TÓXICOS

No todo es bonito en los edificios de aluminio y cristal que albergan modernos centros de trabajo, sedes con de sofisticada tecnología que están provocando nuevas enfermedades. Son Edificios tóxicos.
Reporteros Cuatro. REC investiga esta nueva realidad en algunas de las construcciones más representativas de Madrid y Barcelona.
El equipo de Jon Sistiaga aborda la existencia de dolencias inéditas, como la lipoatrofia semicircular, una enfermedad que provoca pérdida de tejido adiposo fundamentalmente en las piernas.
La lipoatrofia es sólo una de las nuevas patologías vinculadas a la arquitectura más moderna, espacios en los que se generan muchos campos electromagnéticos por la coincidencia de equipos de alta tecnología y materiales metálicos.
Edificios tóxicos es un reportaje de Clara Sánchez Castro.






Protocolo de actuación sobre la lipoatrofia semicircular editado por la Comunidad de Madrid

El IRSST de la Comunidad de Madrid ha editado un protocolo de actuación elaborado para reconocer, actuar y prevenir la aparición de casos de lipoatrofia semicircular. El documento tiene como objetivo dar pautas de actuación a las empresas, a los servicios de prevención y a las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales ante la sospecha de que los trabajadores de su empresa puedan verse afectados por esta patología.

Ante los casos de lipoatrofia aparecidos en la Comunidad de Madrid, asi como en otras Comunidades Autónomas, el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo ha elaborado y publicado un protocolo de actuación frente a esta dolencia surgida en las últimas décadas y asociada generalmente a unas condiciones ambientales determinadas en edificios de oficinas nuevos.
La lipoatrofia es una atrofia del tejido adiposo situado en el tejido subcutáneo, localizada en diferentes zonas del muslo, antebrazo y abdomen, que desaparece cuando finaliza la exposición a los factores de riesgo que la causan.
Aunque la etiología es desconocida, los factores causales relacionados en la mayoría de las hipótesis formuladas y recogidas en la literatura científica son:
  • Microtraumatismos repetidos (presión reiterada sobre la zona afectada)
  • Existencia de campos eléctricos y magnéticos y electricidad estática.
El protocolo de actuación editado por el IRSST incluye dos partes diferenciadas, una médica y una técnica, que de forma coordinada marcan las pautas para diseñar e implantar las medidas preventivas necesarias.
El protocolo de actuación médica incluye puntos como: la actuación ante el paciente, la confirmación y el seguimiento de casos.
La parte técnica presenta el protocolo de actuación sobre las condiciones de trabajo como: distribución de los puestos de trabajo, diseño del puesto de trabajo y mediciones ambientales.
Finalmente el documento incluye medidas preventivas a adoptar: información sobre la enfermedad y las medidas a adoptar, coordinación empresarial para la prevención, medidas prácticas relacionadas con los factores que pueden estar relacionados con la aparición de la lipoatrofia y la realización de un seguimiento.
Asimismo, el Protocolo de actuación tiene anexada una Ficha para la recogida de Información clínica sobre la lipoatrofia semicircular.

FUENTE: www.higieneambiental.com